El misterio de los meteoros dobles.

Esporádicamente las cámaras de la Red de Seguimiento de Bólidos y Meteoros de la SMA y la Red Bootes del IAA/CSIC recogen trazos como los de la imagen que encabeza este artículo con todo el aspecto de ser un meteoro doble. Sin embargo, nos resultaba muy sospechoso un paralelismo tan perfecto tanto en trayectoria como en brillo, así como que solían producirse en horas alejadas de la medianoche.

Ayer se captaron dos de ellos con las cámaras CASANDRA-1 en Mazagón (Huelva) y CASANDRA-2 en Algarrobo (Málaga):

Aprovechando esta circunstancia, hemos podido correr el software propio que desarrollamos para calcular su trayectoria atmosférica. Resulta que “volaron” a una altura de 1.173 Km sobre África:

Nada menos que a una distancia de casi dos mil quilómetros de los observatorios. Imposible pues que se trate de meteoros, ya que estos no se manifiestan a alturas superiores a los 120 Km. Han de ser por tanto satélites artificiales.

 

El eclipse total de Luna del 21-01-2018

En la madrugada del pasado 21 de enero se produjo un eclipse total de Luna coincidiendo con una súper Luna, es decir, cuando en fase llena nuestro satélite está más cercano (perigeo). En este artículo recopilamos parte del material que se ha recogido con los instrumentos de la Red de Seguimiento de bólidos y meteoros de la SMA y de la Red BOOTES (IAA/CSIC) así como por parte de numerosos socios que lo observaron.

Arriba se representa el gráfico obtenido por el medidor del brillo del fondo del cielo (SQM) de nuestra estación en Dehesa San Francisco (SMA/Fundación Monte Mediterráneo). Si la gráfica baja significa que el cielo se hace más brillante. Cuando sube, se oscurece. Como se trataba de una súper Luna, el brillo es tal que, a partir de la medianoche se sale incluso del cuadro por la parte de abajo. Pero conforme comienza el eclipse, el cielo se hace poco a poco más oscuro hasta que la Luna entra por completo en la sombra de la Tierra. Esta fase de totalidad se reconoce en la especie de meseta en la que permanece con una magnitud cercana a la 22. Al finalizar la totalidad, de nuevo se vuelve el cielo cada vez más brillante hasta que el instrumento dejó de tomar medidas porque llegaba el amanecer.

La cámara de todo el cielo del observatorio BOOTES-2 (IAA/CSIC/UMA) toma imágenes en forma continua cada minuto. Con parte de ellas hemos confeccionado este time/lapses. Adviértase que apenas si se ven estrellas mientras luce la enorme súper Luna, pero cómo aumenta considerablemente su número al llegar la fase de eclipse total. Por desgracia el telescopio del observatorio, a mano izquierda, impide ver la reaparición de la Luna tras la totalidad.

El de abajo es otro time/lapses generado a partir de las imágenes de la cámara de todo el cielo de la estación del Observatorio del Torcal (SMA/OAT).

Nuestros socios Rosa López, plácido Toval, Francisco Gálvez y Blanca Troughton tomaron las siguientes fotografías, bien con ayuda de instrumentación óptica o con un simple teléfono móvil:

Además, Francisco Gálvez (SMA, Aula del Cielo y OAT) y José Manuel Núñez (SMA y OAT) realizaron un completo seguimiento del eclipse con varios telescopios. La siguiente es una de sus composiciones cuyo objeto es el de dar una idea de la sombra de la Tierra por la que pasa la Luna:

En la composición fotográfica de abajo se resalta el borde hipotético de la sombra de la Tierra:

Sobre cuál es el diámetro de la sombra de la Tierra a la distancia de la Luna se puede plantear un interesante problema cuya resolución solo requiere de matemáticas elementales. En efecto, el día 21 de enero a la hora del eclipse la Tierra se hallaba a una distancia de 0,98402276 U.A. (unidades astronómicas) del Sol, y a 0,00237063 U.A. de la Luna. La Unidad Astronómica es una medida de longitud que equivale a 149.597.870,7 Km.

Convirtiendo a quilómetros, el Sol estaba a 147.207.709,6 Km, y la Luna a 354.641,2 Km. Suponiendo que tanto la Tierra como el Sol son esferas perfectas, nuestro planeta proyecta una sombra con forma de cono:

El rayo de Sol que parte del punto Q (véase esquema superior) pasa tangente a la Tierra hasta el vértice C del cono de sombra. Ahora hay que recordar el teorema de Thales y aplicarlo a los triángulos (C,P,T) y (C,Q,S). Según él, el radio de la Tierra PT es al radio del Sol QS como la distancia entre C y T es a la distancia entre C y S. Los radios anteriores son conocidos, en concreto, la Tierra tiene un radio medio de 6.371 Km, y el Sol de 695.408 Km.

Con los datos anteriores se resuelve una sencilla ecuación obteniendo que el vértice de la sombra terrestre se halla a 1.361.117,5 Km. Ahora basta aplicar de nuevo el teorema de Thales a los triángulos (C,L,U) y (C,T,R):

donde L es el centro de la Luna, y RT es el radio terrestre. De aquí se obtiene un radio de la sombra terrestre a la distancia lunar (distancia entre U y L) de 4.711 Km, es decir, un diámetro de 9.422 Km.

 

Bólidos en el día de Reyes

La Estación Dehesa San Francisco ha detectado esta pasada noche dos bólidos, uno a las 23:15 T.U. del 01-06-2018 y otro a las 01:51 del 01-07-2018. El primero también fue captado por la cámara allsky del observatorio BOOTES-1 (imagen de portada). Vista desde esta localización, la traza del meteoro transcurrió entre las constelaciones de El Auriga y Tauro, finalizando muy cerca de las Pléyades.

El vídeo de arriba es el que ha grabado la estación Dehesa San  Francisco del primero de los dos bólidos. En él se ve al meteoro desplazarse rápidamente en la parte inferior derecha del campo visual. Gracias a la resolución temporal del vídeo y a la espacial de la imagen se ha calculado su trayectoria atmosférica sobre el golfo de Cádiz con un inicio a 98Km de altura y un final a 67Km, recorriendo algo menos de 40Km en 1 segundo, lo que arroja una velocidad media de 144.000Km/h:

El bólido alcanzó un brillo de -4.4Mag lo que hace estimar su masa fotométrica en 1.84g. La órbita de procedencia calculada tiene inclinación y excentricidad bastante grandes lo que invita a pensar que se trataba de un fragmento cometario.

Primer bólido detectado por la estación Dehesa San Francisco

En estas noches pasadas las cámaras de la Red de Detección de Bólidos y Meteoros de la Sociedad Malagueña de Astronomía y de la Red BOOTES del Instituto de Astrofísica de Andalucía han recogido numerosas Cuadrántidas, de las que se prepara un próximo artículo para esta web.

Pero este está dedicado al primer bólido detectado por la nueva estación de Dehesa San Francisco en Santa Olalla del Cala (Huelva) durante la madrugada del 6 de enero a las 02:33:36 T.U. (03:33 hora local).

Por desgracia el fenómeno se produjo justo en el tiempo de descarga entre capturas de la cámara CASANDRA-1 situada en El Arenosillo (Huelva). Sin embargo, en la imagen inmediatamente posterior de CASANDRA-1 se ve todavía la estela dejada por la deflagración:

Teniendo esa estela como referencia, junto con el vídeo tomado desde Dehesa San Francisco, hemos podido calcular que la desintegración del bólido se situó a 94Km de altura (con un margen de error de 2Km) sobre el límite provincial entre Sevilla y Cádiz: