Bola de fuego con halo

Los halos son fenómenos muy bellos que se producen cuando la luz de un astro refracta a través de cristales de hielo en suspensión en la alta atmósfera. Un halo consiste en una especie de arcoíris circular centrado en la fuente luminosa que lo produce.  Suelen acontecer en condiciones de calima, neblina o nubes altas débiles. El halo solar que encabeza este artículo fue captado por nuestra socia Blanca Troughton. En la práctica totalidad de las ocasiones los causantes de halos son el Sol o la Luna, ya que es necesario mucho contraste con el brillo del fondo del cielo para que se hagan visibles.

Sin embargo, el vídeo de abajo muestra cómo una enorme bola de fuego produce un halo en los cielos de Nueva Zelanda que dura unas décimas de segundo.  Fue grabado por una de las cámaras de todo el cielo del observatorio BOOTES-3 (IAA/CSIC/NIWA) que vigila desde allí la entrada de meteoros en la atmósfera. El suceso es tan inusual y sorprendente que merece la pena aislar fotogramas sueltos.

El de abajo muestra el halo perfectamente formado alrededor de la explosión de la bola de fuego y que engloba a la Luna como segundo círculo (más pequeño) en la imagen.

Por desgracia, tanto la Luna como la deflagración saturan, esto es, superan el máximo de energía capaz de medirse en el chip de la cámara, lo que nos ha imposibilitado un cálculo exacto de la magnitud de la bola de fuego. No obstante, comparando las áreas circulares saturadas concluímos con que la explosión superó  varias veces el brillo de la Luna, que en ese momento tenía magnitud -11.4. Tuvo incluso que oírse un estallido a centenares de quilómetros.

Además, la estela dejada por el meteoroide se mantuvo visible a través de las nubes durante más de 2 segundos, algo también extraordinario.

Eso nos permitió al menos establecer la trayectoria aparente en la bóveda celeste, la cual no pasaba próxima a ninguno de los radiantes de las lluvias de estrellas activas en estas fechas (a 9º.3 del Antihelio y 17º.5 de las Alfa-Capricórnidas), por lo que se trataba de un “meteoro esporádico”.

 

Bólido en el Mar de Alborán

En la madrugada de hoy, 7 de julio del 2018, a las 01:02 T.U. (03:02 hora local), las cámaras de la Red de Seguimiento de Meteoros de la Sociedad Malagueña de Astronomía (SMA) y de la Red Global BOOTES (IAA/CSIC) han registrado la entrada en la atmósfera de un bólido que se ha desintegrado sobre el Mar de Alborán.

El meteoroide comenzó a manifestarse a 108 Km de altitud, recorrió 33 Km en dirección hacia el levante de la costa gaditana desapareciendo de las cámaras a 87 Km de altura tras una brillante explosión. La imagen de portada corresponde a la tomada por CASANDRA-1, en Mazagón, Huelva. En el vídeo de abajo, que fue filmado desde el Observatorio Astronómico del Torcal, aparece en la parte superior izquierda, junto al planeta Marte.

Los resultados obtenidos a partir de las observaciones indican que el bólido llegó a la magnitud absoluta -5.5 (con un error de 0.5 magnitudes). Para que el lector se haga una idea, en estas fechas el objeto más brillante que se ve hacia el Oeste al anochecer es el planeta Venus, con magnitud -4. Esto significa que este fenómeno luminoso de las 01:02 brilló al menos tres veces más que Venus.

La masa estimada oscila entre 4 y 5 gramos. El cálculo de la órbita sugiere que el cuerpo del que procede sea un cometa, debido a los altos valores de excentricidad e inclinación respecto de la órbita terrestre.

 

Bola de fuego sobrevuela la isla sur de Nueva Zelanda

La cámara de vídeo del observatorio BOOTES-3 situada en Lauder (Nueva Zelanda) registró ayer una brillante bola de fuego a las 10:19 UTC (22:19 hora local neozelandesa). La trayectoria aparente sobre la bóveda celeste, prolongada hacia atrás, pasaba muy cerca del radiante del Antihelio, lo que permite asociar el meteoro a dicha lluvia de estrellas. Bajo esa suposición, se ha podido calcular su trayectoria atmosférica para un rango de velocidades entre 97.200Km/h y 118.800Km/h.

En la imagen de abajo se ilustran tres posibles trayectorias referidas a sendas velocidades. La más rápida es la más alejada de la chincheta etiquetada como BOOTES-3, que es el lugar de observación. Con tales supuestos, la bola de fuego comenzaría a manifestarse a unos 140Km de altitud y habría recorrido 38Km en menos de 3 segundos hasta desintegrarse a 75Km de altura, cerca de la vertical de Kingston, una pequeña localidad a orillas del lago Wakatipu.

 

 

Bólido sobre la provincia de Jaén

Después de bastante tiempo de sequía, la red de vigilancia de la Sociedad Malagueña de Astronomía ha detectado un interesante bólido que sobrevoló esta madrugada el este de la provincia de Jaén a las 00:45 hora universal (02:45 hora local). Hablamos de sequía en términos de bólidos, no en términos meteorológicos, porque nubes, lo son nubes, lluvia e incluso nieve han dificultado enormemente la observación desde meses atrás.

La imagen que abre este artículo fue recogida por la cámara CASANDRA-2 del observatorio BOOTES-2 (IAA/CSIC/UMA), y el vídeo que sigue a estas líneas, desde el Observatorio del Torcal (SMA/OAT).

Como puede apreciarse, el meteoro brilló durante mucho más tiempo del habitual, pese a recorrer una distancia no demasiado larga, debido a su muy baja velocidad, en torno a los 15Km/s (54.000Km/h). Comenzó su trayectoria atmosférica en el límite provincial entre Córdoba y Jaén a 75Km de altitud, volando en dirección nordeste hasta desintegrarse a solo 32Km de altura sobre la vertical de Villardonpardo. Quienes tuvieran la suerte de verlo con sus propios ojos habrán disfrutado de un bonito espectáculo.

La presencia de nubes hace complicado el cálculo de su brillo. Pese a ello se ha llegado a la cifra máxima de -7.5, evolucionando según la gráfica siguiente desde una magnitud de -1.

Ello arrojaría una masa fotométrica de 53 gramos. Dado que se ha medido su velocidad con bastante precisión, la órbita de procedencia de este meteoroide, que  se aleja más allá de la del planeta Marte, ha podido ser calculada con un pequeño margen de error:

Llama la atención su pequeña inclinación respecto de la órbita de la Tierra, la cual no llega a 9º.

Bólido en Nueva Zelanda

Entre que los primeros meses del año son escasas la lluvias de estrellas y el mal tiempo que nos acompaña en la Península desde hace semanas, apenas si hemos registrado meteoros o bólidos con nuestra Red. Sin embargo, el grupo BOOTES del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIF) ha puesto en marcha de nuevo el observatorio BOOTES-3, situado en las cercanías de Lauder (Nueva Zelanda). Entre el equipamiento estándar de las estaciones BOOTES se cuenta con una cámara de todo el cielo (CASANDRA-3) de 4096×4096 píxeles y una cámara ZWO 120MM incorporada a un sistema diseñado por miembros de la Sociedad Malagueña de Astronomía.

Esta última cámara toma imágenes de 10 segundos de exposición cada 5 minutos, para calcular el porcentaje de cielo despejado, y, en el resto del tiempo, vigila la entrada de meteoros y bólidos en la atmósfera. La imagen que abre este artículo es de CASANDRA-3. La que hay sobre este párrafo, de ZWO-B3. En ambos casos se evidencia la calidad de los cielos de aquella región austral, así como la belleza del firmamento contemplado desde el hemisferio Sur.

En la mañana de ayer hora española (a las 11:10 T.U.), ZWO-B3 capturó su primer bólido. El vídeo de arriba es el de la detección (a 5 fotogramas por segundo). (En Nueva Zelanda era noche cerrada.) El bólido se mueve por el borde superior de la imagen, algo por encima del contador de fecha/hora. En el de abajo se ha puesto como fondo la imagen de 10 segundos de exposición tomada poco antes. Los datos sobreimpresionados de la esquina superior izquierda indican el porcentaje de disco lunar iluminado a esa hora, la distancia cenital de la Luna y el porcentaje de cielo despejado.

Nuevo bólido en pocos días

Resulta cuanto menos llamativo que en unas fechas en las que suele haber muy poca actividad meteórica (en realidad, a finales de febrero solo está activa la lluvia de estrellas del Antihelio), llevamos unos días registrando bólidos brillantes, casi a razón de uno por noche. Del que hablamos aquí fue captado en la madrugada de ayer, 21 de febrero, a las 06:33 hora local peninsular española (05:33 T.U.), aunque quizá sería más apropiado dar la hora portuguesa, puesto que se produjo frente a las costas del Algarve.

El fragmento de material extraterrestre recorrió 80Km en vuelo descendente desde 107Km de altitud hasta 82Km, a pocas millas de la orilla.

La imagen que abre el artículo está tomada desde el Observatorio BOOTES-1 en El Arenosillo (Mazagón). Mucho más débil y cercana al horizonte se vio desde el Observatorio del Torcal (imagen de abajo), que se situaba a ¡350Km!

Es esta lejanía la que ha dificultado una medición precisa de la velocidad que, en todo caso, superó los 200.000Km/h. El objeto, cuya masa fotométrica no superaba los 10g, recorría una órbita alrededor del Sol muy inclinada de unos 150º (estimada con prudentes márgenes de error). De cualquier manera, seguía una órbita retrógrada, lo que significa que giraba en sentido inverso al de los planetas y la mayor parte de asteroides del sistema solar.

Bólido se desintegra sobre la provincia de Cádiz

Esta madrugada, a las 02:54 hora local (01:54 T.U.), las estaciones de la Red de Seguimiento de Bólidos y Meteoros de la Sociedad Malagueña de Astronomía y de la Red BOOTES del IAA/CSIC han captado un bólido que sobrevoló la provincia de Cádiz durante varios segundos. El fenómeno ha sido recogido por varias cámaras allsky y de vídeo. Encabezando este artículo se muestra la imagen tomada desde el Observatorio Astronómico del Torcal, y, debajo de estas líneas, la adquirida por la cámara CASANDRA-1 situada en El Arenosillo (Mazagón).

El meteoroide comenzó a ser visible a 88Km de altitud sobre un punto cercano a Jerez de la Frontera, desplazándose en dirección nordeste hasta que desapareció, ya en la provincia de Sevilla en las proximidades de Morón, a 49Km de altura.

Se han podido estimar sus elementos orbitales. Con una pequeña inclinación sobre la órbita de la Tierra (alrededor de 12º), la del meteoroide se aleja del Sol algo más allá de la Marte, rozando el cinturón de asteroides. La masa fotométrica estimada a partir de la evolución de su magnitud absoluta es de unos 330g.

Bólido sobre el estrecho de Gibraltar

Tras las copiosas lluvias de estrellas de diciembre y comienzos de enero, llega ahora una sequía que no se romperá hasta las Líridas de abril. Lo cual no significa que no se capturen meteoros, bólidos o bolas de fuego en ese periodo. Anoche, sin ir más lejos, las redes de seguimiento de la Sociedad Malagueña de Astronomía y del grupo BOOTES (IAA/CSIC) hemos recogido un bólido que, con trayectoria corta, ha sobrevolado el estrecho de Gibraltar a las 03:39 hora local (02:39 T.U.). (En portada, la imagen de la cámara allsky del Observatorio Astronómico del Torcal.)

Descendió en dirección Este desde los 83Km de altitud hasta los 53Km a una velocidad media de 144.000Km/h recorriendo un total de 28Km. El brillo se mantuvo bastante uniforme, como puede observarse en el gráfico de abajo, llegando a rozar la magnitud absoluta de -6, aunque desde nuestras estaciones se vio mucho menos brillante debido a la distancia del fenómeno (entre 140Km y 229Km):

En chinchetas rojs, las estaciones de observación de las redes de seguimiento de meteoros. En amarilla, los extremos de la trayectoria atmosférica seguida por el bólido.

La masa fotométrica estimada, según nuestros cálculos, está en un intervalo de entre 6.0g a 8.7g. La órbita de procedencia, fuertemente inclinada y de gran excentricidad, apunta a que se trata de restos de un cometa.

En algunos catálogos de lluvias de estrellas (ULE_J5, por ejemplo) se han registrado meteoros de casi las mismas características  que este en cuanto a radiante, fecha, velocidad y elementos orbitales, aunque aún no se conoce el cuerpo progenitor.

 

Lluvia de fragmentos del asteroide Faetón

El asteroide Faetón, descubierto en 1983, es el cuerpo con nombre propio que más se acerca al Sol. Teniendo un perihelio más pequeño que el de Mercurio, se aleja del Astro Rey a una distancia mayor que la que lo separa de Marte. Con una naturaleza cercana a la de los cometas, Faetón solo se cruza con la órbita de uno de los planetas interiores: la Tierra. ¿Cómo sucede tal eventualidad si, al girar alrededor del Sol, se aproxima más que Mercurio y se retira más que Marte? La respuesta la da la ostensible inclinación de su plano orbital de unos 22º. A las distancias de Marte o Venus, el asteroide se halla muy por encima o por debajo del plano medio de los planetas.

Hay una zona en la que las órbitas de la Tierra y Faetón se  distancian solo unos millones de quilómetros. Cuando nuestro planeta la atraviesa, en torno al 12-13 de diciembre de cada año, recoge multitud de fragmentos de Faetón que, desprendidos de la superficie en sus aproximaciones solares, conforman la espectacular lluvia de estrellas conocida como las Gemínidas. En distintas entradas de este sitio web ya hemos incluido algunos artículos sobre el particular. Aquí daremos un breve avance de los resultados que hemos obtenido a través de las observaciones efectuadas por la Red de Detección de Bólidos y Meteoros de la Sociedad Malagueña de Astronomía y por la Red BOOTES del Instituto de astrofísica de Andalucía.

El periodo de actividad de este enjambre de meteoroides transcurre desde el 3 al 17 de diciembre. En este tiempo hemos registrado 102 Gemínidas, más otras estrellas fugaces, tanto asociadas a distintas lluvias (Monocerótidas, Sigma-Hídridas, Leominóridas…) como esporádicas, dándose la circunstancia de que  entre estas últimas se cuenta una bola de fuego a la que se dedicará una entrada especial. La Gemínida más brillante recogida, cuyo vídeo se muestra arriba, sobrevoló la provincia de Córdoba entre Cerro Muriano y Adamuz.

El hecho de que las Gemínidas, a pesar de que se extiendan durante dos semanas, se concentran en torno a la noche del 13 de diciembre queda reflejado en los dos gráficos siguientes

En el de arriba se muestra el número de meteoros desde la noche del 3 hasta la del 16. A partir de ese día, las  condiciones meteorológicas empeoraron de tal forma que interrumpieron la vigilancia. El gráfico de abajo se circunscribe a la noche del 13 al 14. En azul se indican las Gemínidas que solo fueron captadas por una estación de la Red. En marrón, las captadas por más de una estación. Adviértase cómo se alcanza el máximo en torno a las 3 de la madrugada hora local (2h T.U.).

Cuando un meteoro ha sido detectado por más de una estación, su radiante (el punto aparente del cielo desde el que procede), su masa y su magnitud pueden calcularse con mucha exactitud. Si solo se dispone de imágenes de una estación, todavía pueden hacerse estimaciones acerca de esos datos. En el vídeo siguiente se muestran cronológicamente los radiantes calculados de la noche del 13. (En rojo, los de una sola estación. En azul, los de múltiple estación.)

Tras el estudio que hemos realizado de las 102 Gemínidas detectadas disponemos de un abundante conjunto de datos científicos sobre masas, magnitudes, alturas, trayectorias…, que sin duda contribuirán a conocer más acerca de estos fragmentos de Faetón con los que nos cruzamos anualmente a la vertiginosa velocidad de 126.000Km/h.

Las estaciones que han captado las Gemínidas de este trabajo son las del Observatorio Astronómico del Torcal, Observatorio Cal Maciarol y Estación Dehesa San Francisco, por parte de la SMA, más BOOTES-2 y BOOTES-5 por parte del IAA.

 

Una ojeada a la noche de Gemínidas en un vídeo

Hemos confeccionado un vídeo resumiendo las Gemínidas recogidas por una de las allsky de nuestra Red, en concreto, la situada en el Observatorio Astronómico del Torcal. Los fotogramas están duplicados. En el segundo de cada pareja se señalan el radiante de esta lluvia de estrellas con un punto rojo (cercano a la estrella Cástor), y con un cuadrado amarillo la Gemínida detectada. Adviértase que algunos de los meteoros no parecen provenir del radiante, lo que es debido a que en estas fechas la Tierra atraviesa varios enjambres, aparte del enjambre de las Gemínidas.

Uno de los meteoros casi coincide con el radiante, es decir, su vuelo iba dirigido al OAT.